Cuestiones de Peso » Blog Archives

Author Archives: cuestiondepeso

Trastornos alimenticios no tan comunes

Es normal que cuando hablamos de trastornos alimenticios, pensemos en la anorexia o la bulimia, pues son enfermedades que han afectado a un sinnúmero de personas a nivel mundial.

Sin embargo, en el presente post, hablaremos de otros trastornos similares que, si bien suelen pasar desapercibidos, están estrechamente relacionados con el peso corporal y afectan considerablemente la salud de quien lo padece. Veamos.

Diabulimia:

Patología manifestada por personas con diabetes tipo 1, quienes suelen reducir la dosis prescrita de insulina con el objetivo de bajar de peso.  La insulina es la hormona encargada de controlar los niveles de azúcar, cuando ésta es escasa, el organismo bota la glucosa por la orina, generando un aporte menor de energía y por ende pérdida de peso.

Es imprescindible, el diagnóstico temprano de la enfermedad, de manera que se puedan contrarrestar los efectos a tiempo. Pues las mayores consecuencias ocasionadas por la diabulimia son: la extensión de la diabetes y la muerte.

Drunkorexia:

Consiste en dejar de comer para poder beber alcohol sin aumentar el peso. Las personas que lo padecen siguen una dieta extrema, a fin de compensar las calorías ingeridas al beber. Para ello, eliminan alimentos con aportes elevados de calorías o simplemente evitan comer durante largos periodos de tiempo.

Quien sufre de drunkorexia termina alcoholizado, sin mencionar que todo su cuerpo se deteriora notablemente.

Hiperfagia:

En este caso, la persona con Hiperfagia siente el deseo de comer aun cuando ha comido adecuadamente. Por lo general, come de manera exagerada y excesiva, lo que a su vez trae como consecuencia obesidad mórbida.

Es un trastorno ocasionado por problemas psicológicos o cambios hormonales. Por lo tanto, para solucionarlo es importante acudir a un médico, psicólogo o psiquiatra, de manera que al conseguir la causa y prescriba un tratamiento apropiado.

Ortorexia nerviosa:

Se trata de una adicción por la comida sana combinada con rutinas de ejercicios excesivos. Quien la padece, se obsesiona por consumir alimentos naturales, evadiendo las carnes, las grasas y alimentos procesados.

La ortorexia nerviosa resulta sumamente riesgosa para la salud, pues al deja de ingerir las proteínas que necesita el cuerpo, se producen problemas médicos como la anemia, problemas respiratorios o falta de concentración.

Permarexia:

Aunque no es una patología reconocida médicamente, expertos la consideran como desarreglo psicológico. La Permarexia se caracteriza cuando la persona sigue sin descanso una rutina de adelgazamiento, obsesionándose constantemente por las calorías que consumen.

Para complementar su alimentación utiliza suplementos vitamínicos y para no subir de peso consume productos diuréticos y con fibra.

Las consecuencias son el mal funcionamiento de las tiroides, hipoglicemia, úlceras gástricas, alteraciones nutricionales, etc.

Vigorexia:

Es la obsesión excesiva por desarrollar músculo. En este caso la persona se preocupa demasiado por su físico, lo que lo lleva a ingerir esteroides, practicar ejercicios por tiempo prolongado y consumir grandes cantidades de proteínas y carbohidratos.

La  vigorexia puede producir lesiones crónicas por sobrecarga de entrenamiento, desgaste físico y efectos secundarios del consumo de esteroides.

Si sufres alguna de estas patologías, visita a tu médico y comentarnos como te ha ayudado, así otros podrán beneficiarse.

 

 

Originally posted 2018-01-17 13:45:15.

Published by:

Lo que debes saber acerca de los trastornos alimenticios

Se conocen como trastornos alimenticios, aquellas conductas descontroladas o impulsivas que tiene la persona (hombre o mujer) a la hora de ingerir alimentos.

Por lo general, la persona que sufre dichos trastornos tiene una forma de pensar distorsionada sobre la comida, para ella las dietas deben ser interminables y sumamente estrictas o tienden a preferir realizar actividades físicas para quemar calorías que pasar tiempo con sus amigos o familiares.

Los síntomas se exteriorizan cuando comienzan a preocuparse excesivamente por su talla, su peso y la cantidad de comida que consumen. Suelen experimentar depresión por tiempo prolongado y sentimientos de culpa o angustia al comer.

Los riesgos de padecer desórdenes alimenticios son el deterioro de la salud e incluso la muerte.

Tipos de trastornos alimenticios

  • Anorexia:

Consiste en el miedo o fobia desmedida a subir de peso. Quien la sufre, no se siente contento con su cuerpo, a pesar de lo extremadamente delgado que pueda estar.

Por ello, toma la decisión de comer poco, realizar dietas, ayunos y ejercicios por tiempo prolongado. En algunos casos, la persona comienza a comer cantidades grandes de comida, para luego eliminarlas por medio de vómitos autoprovocados, laxantes o actividades físicas excesivas.

  • Bulimia:

Suele confundirse la anorexia con la Bulimia, sin embargo, aunque los síntomas son bastantes parecidos, el paciente bulímico puede pasar desapercibido, ya que su peso puede estar entre los niveles normales o incluso mayor.

Los constantes atracones y purgas son los síntoma característico de esta enfermedad. Este mal hábito puede llegar a repetirse mínimo una vez por semana. La obsesión que envuelve a la persona en este caso, puede hacerla consumir comidas crudas o en mal estado. Además, se le hace imposible dejar de comer aun cuando ya está lleno.

Causas y tratamientos de los diferentes desórdenes de alimentación

Patrones psicológicos, interpersonales y sociales de una persona, pueden ser un factor determinante en el desarrollo de estos trastornos; por ejemplo, depresión, sentimientos de soledad, presión de grupo, discriminación por no tener un cuerpo esbelto, problemas familiares, etc.

No obstante, todo aquel que lo padece, puede mejorarse gradualmente, con tratamientos médicos y el apoyo de familiares y amigos.

El proceso de recuperación abarca: aprender a comer de manera saludable, aprender a sentirse cómodo con su cuerpo, desarraigar malos hábitos con respecto a la comida, equilibrar la relación entre los sentimientos y la comida, entre otros.

Si deseas más información, no dejes de visitarnos, en próximos días trataremos más a fondo estos temas.

Originally posted 2017-11-28 17:56:09.

Published by:

¿Son factibles los masajes reductores?

No te vamos a mentir, los masajes reductores por sí solos no te harán bajar de peso. Pero si son muy efectivos para moldear tu figura y reducir centímetros en zonas específicas como la cintura, glúteos y extremidades.

Claro está, si tu objetivo es quemar calorías, las técnicas de masajes pueden servirte como complemento a tu dieta y a tu rutina de ejercicios. A continuación, explicamos en que consiste.

En qué consisten los masajes reductores

El objetivo de los masajes reductivos es eliminar la grasa acumulada en determinadas partes del cuerpo y estilizarlo. Este tipo de técnicas, debe ser realizado por un especialista, quien ejercerá fuerte presión en la zona a tratar y realizará movimientos rápidos y coordinados a fin de obtener los resultados deseados.

Las sesiones tendrán una duración mínima de 30 minutos. Por lo general con 5 sesiones es posible eliminar 10 centímetros de talla. Por lo tanto, para alcanzar la meta en poco tiempo, es necesario la constancia.

Además, para contribuir con el tratamiento, es útil adquirir el hábito de beber dos litros de agua por día, de esta manera aceleraremos la eliminación de las toxinas que son removidas con los masajes.

Por otra parte, es importante tener en cuenta, que los masajes reductores no tienen por qué generar moretones en el cuerpo, en caso de producirse, recomendamos cambiar de esteticista.

Beneficios de los masajes

Los masajes reductores tienen muchas ventajas además de quemar calorías. Por ejemplo.

  • Permite la activación del metabolismo.
  • Contribuye a la relajación, lo que a su vez reduce el estrés.
  • Elimina las presiones emocionales.
  • Genera un mejor funcionamiento del organismo en general.
  • Produce la desintoxicación intestinal
  • Tonifica los músculos y suprime la tensión muscular.
  • Entre otras.

La mejor parte, es que existen tres maneras de realizar dichos masajes. Para el primero necesitaremos la ayuda de un profesional, pero en los dos siguientes, podemos hacerlo nosotros mismos en casa, pues se tratan de utensilios que podemos comprar. Veamos.

Masajes manuales

Aplicar fricción y amasar con las manos es la técnica más común y generalizada.

Consiste en masajear con movimientos circulares, la parte donde haya mayor acumulación de grasa, aumentando gradualmente la fuerza y la presión.

Cabe destacar que, si bien por un tiempo fue popular la técnica de pellizcos, actualmente se ha comprobado que es perjudicial, pues ocasiona la rotura de los vasos capilares.

Masajeadores anticelulíticos

El masajeador anticelulítico es un aparato electrónico que permite eliminar la celulitis sin necesidad de solicitar los servicios de un profesional de la estética. Son ideales, para estimular la circulación y el drenaje linfático.

Pero también son usados para modelar la figura, pues el movimiento que genera ayuda a la eliminación de tejido adiposo.

Para que sirven las fajas masajeadoras

Por último, hablaremos de las fajas masajeadoras. Estas fajas han sido diseñadas para remover la grasa del cuerpo. Por medio de vibraciones que actúan similares a los masajes manuales, pero con mayor intensidad.

 

¿Listo para unos masajes reductores?

Cuéntanos si alguna vez te has realizado este tipo de técnica y menciona cómo te han ayudado.

 

 

Published by:

Tasa Metabólica, ideal para crear una dieta saludable

El metabolismo basal se trata de la energía que el cuerpo necesita para su normal funcionamiento. Es un gasto básico que realiza el organismo cuando está en reposo. Por otro lado, la tasa metabólica basal o TMB, es un cálculo desarrollado por James Arthur Harris y Francis Gano Benedic en 1919, que se realiza a partir de ciertos datos de la persona, con el cual se obtiene el número de calorías mínimas diarias, que requiere a fin de mantener las funciones básicas del cuerpo, tales como respirar, regular la temperatura corporal, bombear sangre, etc.

Importancia de conocer la Tasa Metabólica Basal

Sea que nuestro objetivo sea ganar masa muscular, perder peso o definir nuestra figura, nos servirá de punto de partida para establecer la rutina tanto alimenticia como de ejercicio que llevaremos a cabo en nuestro día a día.

Cómo se calcula

Para realizar la ecuación, bastará con conocer la edad, la altura y el peso.

En caso de ser mujer la fórmula es la siguiente:

TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 x altura en cm) – (5 x edad en años) – 161

Para los hombres solo varía en la operación final:

TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 x altura en cm) – (5 x edad en años) + 5

Ahora bien, se debe aclarar que la fórmula sólo nos genera el consumo mínimo de energía de nuestro cuerpo. En vista de esto, se hace necesario tener un conocimiento básico de la cantidad de energía que debemos gastar, en función estilo de vida que llevemos. Veamos cómo conseguirlo:

Fórmulas según la cantidad de ejercicio incluido en la rutina

  • Poco o ninguno – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,2
  • Ligero (1 a 3 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,375
  • Moderado (3 a 5 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,55
  • Fuerte (6 a 7 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,725
  • Muy fuerte (2 veces por día) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,9

Con el cálculo ya realizado, veamos cómo distribuirlas.

Dieta basada en la TMB (Tasa Metabólica Basal)

Básicamente las calorías pueden repartirse de la siguiente manera:

  • Carbohidratos – 55%
  • Proteínas – 15%
  • Grasas – 30%

En este paso sacaremos el porcentaje de cada uno, haciendo uso del cálculo Calorías de diarias necesarias hecho anteriormente. A fin de mantener el peso utiliza tal cual, el cálculo obtenido, pero para subir de peso, suma el 20%, en caso contrarios resta el 20%.

Por ejemplo, si una persona necesita 3,118 kcal diarias.

Según lo indicado deberá consumir:

  • 55% Hidratos de carbono = 1,715 kcal
  • 15% Proteínas = 468 kcal
  • 30% Grasas = 935 kcal

Y como resulta difícil calcular la comida basándonos en calorías, lo convertiremos en gramos.

  • Carbohidratos: 1 gramo equivale a 4 calorías
  • Proteínas: 1 gramo equivale a 4 calorías
  • Grasa: 1 gramo equivale a 9 calorías

Siguiendo el ejemplo sería:

  • 55% Hidratos de carbono = 1,715 kcal / 4 = 429 g
  • 15% Proteínas = 468 kcal / 4 = 117 g
  • 30% Grasas = 935 kcal / 9 = 104 g

 

La información presentada es a nivel orientador; si deseas una evaluación más puntual, sugerimos visitar a tu médico. Esperamos haya sido de utilidad, no olvides comentarnos.

 

 

Originally posted 2017-11-24 13:49:56.

Published by: