• ¿Son factibles los masajes reductores?

    No te vamos a mentir, los masajes reductores por sí solos no te harán bajar de peso. Pero si son muy efectivos para moldear tu figura y reducir centímetros en zonas específicas como la cintura, glúteos y extremidades.

    Claro está, si tu objetivo es quemar calorías, las técnicas de masajes pueden servirte como complemento a tu dieta y a tu rutina de ejercicios. A continuación, explicamos en que consiste.

    En qué consisten los masajes reductores

    El objetivo de los masajes reductivos es eliminar la grasa acumulada en determinadas partes del cuerpo y estilizarlo. Este tipo de técnicas, debe ser realizado por un especialista, quien ejercerá fuerte presión en la zona a tratar y realizará movimientos rápidos y coordinados a fin de obtener los resultados deseados.

    Las sesiones tendrán una duración mínima de 30 minutos. Por lo general con 5 sesiones es posible eliminar 10 centímetros de talla. Por lo tanto, para alcanzar la meta en poco tiempo, es necesario la constancia.

    Además, para contribuir con el tratamiento, es útil adquirir el hábito de beber dos litros de agua por día, de esta manera aceleraremos la eliminación de las toxinas que son removidas con los masajes.

    Por otra parte, es importante tener en cuenta, que los masajes reductores no tienen por qué generar moretones en el cuerpo, en caso de producirse, recomendamos cambiar de esteticista.

    Beneficios de los masajes

    Los masajes reductores tienen muchas ventajas además de quemar calorías. Por ejemplo.

    • Permite la activación del metabolismo.
    • Contribuye a la relajación, lo que a su vez reduce el estrés.
    • Elimina las presiones emocionales.
    • Genera un mejor funcionamiento del organismo en general.
    • Produce la desintoxicación intestinal
    • Tonifica los músculos y suprime la tensión muscular.
    • Entre otras.

    La mejor parte, es que existen tres maneras de realizar dichos masajes. Para el primero necesitaremos la ayuda de un profesional, pero en los dos siguientes, podemos hacerlo nosotros mismos en casa, pues se tratan de utensilios que podemos comprar. Veamos.

    Masajes manuales

    Aplicar fricción y amasar con las manos es la técnica más común y generalizada.

    Consiste en masajear con movimientos circulares, la parte donde haya mayor acumulación de grasa, aumentando gradualmente la fuerza y la presión.

    Cabe destacar que, si bien por un tiempo fue popular la técnica de pellizcos, actualmente se ha comprobado que es perjudicial, pues ocasiona la rotura de los vasos capilares.

    Masajeadores anticelulíticos

    El masajeador anticelulítico es un aparato electrónico que permite eliminar la celulitis sin necesidad de solicitar los servicios de un profesional de la estética. Son ideales, para estimular la circulación y el drenaje linfático.

    Pero también son usados para modelar la figura, pues el movimiento que genera ayuda a la eliminación de tejido adiposo.

    Para que sirven las fajas masajeadoras

    Por último, hablaremos de las fajas masajeadoras. Estas fajas han sido diseñadas para remover la grasa del cuerpo. Por medio de vibraciones que actúan similares a los masajes manuales, pero con mayor intensidad.

     

    ¿Listo para unos masajes reductores?

    Cuéntanos si alguna vez te has realizado este tipo de técnica y menciona cómo te han ayudado.

     

     

    Published by:
  • Tasa Metabólica, ideal para crear una dieta saludable

    El metabolismo basal se trata de la energía que el cuerpo necesita para su normal funcionamiento. Es un gasto básico que realiza el organismo cuando está en reposo. Por otro lado, la tasa metabólica basal o TMB, es un cálculo desarrollado por James Arthur Harris y Francis Gano Benedic en 1919, que se realiza a partir de ciertos datos de la persona, con el cual se obtiene el número de calorías mínimas diarias, que requiere a fin de mantener las funciones básicas del cuerpo, tales como respirar, regular la temperatura corporal, bombear sangre, etc.

    Importancia de conocer la Tasa Metabólica Basal

    Sea que nuestro objetivo sea ganar masa muscular, perder peso o definir nuestra figura, nos servirá de punto de partida para establecer la rutina tanto alimenticia como de ejercicio que llevaremos a cabo en nuestro día a día.

    Cómo se calcula

    Para realizar la ecuación, bastará con conocer la edad, la altura y el peso.

    En caso de ser mujer la fórmula es la siguiente:

    TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 x altura en cm) – (5 x edad en años) – 161

    Para los hombres solo varía en la operación final:

    TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 x altura en cm) – (5 x edad en años) + 5

    Ahora bien, se debe aclarar que la fórmula sólo nos genera el consumo mínimo de energía de nuestro cuerpo. En vista de esto, se hace necesario tener un conocimiento básico de la cantidad de energía que debemos gastar, en función estilo de vida que llevemos. Veamos cómo conseguirlo:

    Fórmulas según la cantidad de ejercicio incluido en la rutina

    • Poco o ninguno – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,2
    • Ligero (1 a 3 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,375
    • Moderado (3 a 5 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,55
    • Fuerte (6 a 7 días por semana) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,725
    • Muy fuerte (2 veces por día) – Calorías diarias necesarias = TMB x 1,9

    Con el cálculo ya realizado, veamos cómo distribuirlas.

    Dieta basada en la TMB (Tasa Metabólica Basal)

    Básicamente las calorías pueden repartirse de la siguiente manera:

    • Carbohidratos – 55%
    • Proteínas – 15%
    • Grasas – 30%

    En este paso sacaremos el porcentaje de cada uno, haciendo uso del cálculo Calorías de diarias necesarias hecho anteriormente. A fin de mantener el peso utiliza tal cual, el cálculo obtenido, pero para subir de peso, suma el 20%, en caso contrarios resta el 20%.

    Por ejemplo, si una persona necesita 3,118 kcal diarias.

    Según lo indicado deberá consumir:

    • 55% Hidratos de carbono = 1,715 kcal
    • 15% Proteínas = 468 kcal
    • 30% Grasas = 935 kcal

    Y como resulta difícil calcular la comida basándonos en calorías, lo convertiremos en gramos.

    • Carbohidratos: 1 gramo equivale a 4 calorías
    • Proteínas: 1 gramo equivale a 4 calorías
    • Grasa: 1 gramo equivale a 9 calorías

    Siguiendo el ejemplo sería:

    • 55% Hidratos de carbono = 1,715 kcal / 4 = 429 g
    • 15% Proteínas = 468 kcal / 4 = 117 g
    • 30% Grasas = 935 kcal / 9 = 104 g

     

    La información presentada es a nivel orientador; si deseas una evaluación más puntual, sugerimos visitar a tu médico. Esperamos haya sido de utilidad, no olvides comentarnos.

     

     

    Published by:
  • Salud

    Descubre los beneficios de tener un seguro de gastos médicos

    Todos estamos expuestos a contraer una enfermedad sin excepción alguna, desde un simple resfriado hasta algo más complicado. Desafortunadamente, nunca tenemos el conocimiento de lo que pudiera suceder, razón por la que existen servicios como los seguros, acuerdos que garantizan que tanto nosotros como nuestros seres queridos contaremos con la atención adecuada en caso de algún infortunio.

    Un seguro de gastos médicos es de vital importancia ya que, día con día, nos encontramos propensos a accidentes y problemas de salud. Muchas veces decidimos prescindir de adquirir algo de este tipo, pero, en esta publicación te daremos las razones por las que contratar un seguro, ya sea de tipo básico o un seguro familiar

    1.- Tiempo de espera

    Al estar afiliado a algún servicio, tu atención es inmediata en caso de emergencia. Desde la llegada de la ambulancia hasta el ingreso a al hospital, no tendrás que esperar como normalmente se habitúa, pues al estar afiliado ya cuentan con tu expediente completo; es decir, no eres un desconocido ante ellos. 

    2.- Pago completo

    Otro beneficio es que el seguro  abarca todas las visitas médicas y procedimientos que necesitas. Puedes calcular el costo por visitas durante un periodo de tiempo y compararlo con el pago mensual del seguro. Verás que así resultará mucho más económico un servicio de esta índole. 

    3.- No hay desestabilidad

    Las cuentas de hospital o de médicos especialistas tienden a ser muy elevadas y más si se trata de una emergencia. Al contar con tu seguro esto deja de existir ya que, por lo común solo se hay pagar una pequeña diferencia porcentual al costo original. Resulta mucho más cómodo aportar mensualidades accesibles por contar con el seguro completo, que pagar por una sola visita al doctor, además del tratamiento.

    4.- Tu familia está a salvo

    Contratar un servicio para toda tu familia te garantiza que no habrá problemas para solventar gastos y que estarán atendidos por personas que previamente eligieron para cuidar su salud. Si algo te llegara a suceder, también tendrás la tranquilidad de que en un futuro estarán cubiertos en ese ámbito sin ningún problema. 

    Considera a tu seguro médico como inversión, más que como  gasto. La tranquilidad que te brinda, tanto a tí como para tus seres queridos, realmente no tiene precio y puede ser tan extensa como tú lo desees. 

    Published by:
  • Diferencias entre masa muscular y grasa corporal

    ¿Sabías que una persona alta y musculosa puede llegar a pesar lo mismo que una persona obesa de misma estatura?

    Sucede que, aunque la grasa y el músculo pesen lo mismo, difieren en cómo se ven y en su funcionamiento.

    ¿Qué es masa muscular?

    Es la cantidad de tejido blando desarrollado por fibras musculares. Constituye el 40% del peso total del ser humano y cumple funciones como proveer estabilidad articular, aportar calor al cuerpo, mantener la postura, entre otros.

    ¿Qué es grasa corporal?

    Es un tejido compuesto por células adiposas. Dichas células se encargan de almacenar la gran cantidad de grasa necesaria para proteger los órganos, cubrir las articulaciones, controlar la temperatura y almacenar vitaminas, en síntesis, para que el cuerpo funcione correctamente.

    ¿Qué diferencias tiene la grasa de la masa?

    Existe la idea errónea de que, al realizar ejercicio, la grasa se convierte en masa muscular, pero nada más lejos de la realidad, pues sus características son muy distintas una de la otra.

    • Volumen:

    El espacio que ocupa la grasa es mucho mayor a la que ocupa un músculo. Esto se debe a que la densidad de la grasa es menor (pesa menos que el músculo), por ello dos personas con la misma estatura pueden pesar lo mismo; no obstante, una de ella deba usar una talla más grande de ropa.

    Por lo tanto, si comparamos dos porciones de grasa y músculo, esto es lo que obtendremos:

    1 litro de músculo cuya densidad es de 1.1g / ml pesa 1,06 kg (2,3 libras)

    Mientras que,

    1 litro de grasa cuya densidad es de 0.9 g / ml pesa 0,9 kg (1,98 libras)

    • Energía requerida:

    La masa muscular metabólicamente es más activa que la grasa. Es decir, mientras el cuerpo está en reposo, los músculos pueden quemar más calorías por día que la grasa corporal.

    En proporción por hora, una libra (453g) de grasa quema 1.2 calorías y una libra músculo quema 6.5 calorías.

    • Ganancia o aumento en el cuerpo:

    Si bien es cierto que, en ambos casos, el aumento generado en el cuerpo, está relacionado con el alimento ingerido y gasto calórico, con respecto a la masa corporal, existe un tercer factor.

    Se trata de las tensiones impuestas sobre el músculo. En otras palabras, el músculo reacciona cuando se realizan actividades físicas que generan una tensión diaria mayor a la acostumbrada.

    Por otro lado, la grasa, sencillamente aumenta cuando se consumen más calorías de las que puede procesar el organismo; aun cuando sean proteínas o carbohidratos, el cuerpo almacena el exceso en forma de grasa.

    Prepara un plan adaptado a tus necesidades

    Ahora que sabes la diferencia, te resultará más fácil crear un plan para adelgazar esos kilos de más, sin decirle adiós a tu preciada masa muscular. Para ello te recomendamos:

    • Incluir en la dieta, alimentos bajos en grasa.
    • Evitar el azúcar refinado y el alcohol.
    • Realiza ejercicios aeróbicos y ejercitar tus músculos.
    • Procurar disminuir menos de 1% del peso corporal por semana.
    • Y crear un plan de alimentación basado en un cálculo de tasa metabólica basal, si no sabes cómo hacerlo, nosotros con gusto te explicaremos.
    Published by: